Los políticos y la dignidad/En la opinión de Javier Roldán

La insoslayable brevedad

Javier Roldán Dávila

En la política ‘a la mexicana’ la dignidad no es una cualidad, es un lastre

En el marco de la conformación de las alianzas electorales para el 2018, una multitud de comentaristas políticos han estigmatizado a Dante Delgado por la posibilidad (ojo, posibilidad) de que apoye la candidatura de Miguel Ángel Yunes Márquez a la gubernatura.

Le han dicho de todo, principalmente, que no tiene dignidad, porque acusan que Miguel Ángel Yunes Linares lo encarceló y vejó de muchas formas. Dante precisó que la orden vino del entonces presidente Zedillo y que su delito fue mentarle la madre en una reunión.

Si Delgado es o no un hombre digno, es un asunto de quienes vean en él un modelo a seguir, lo que queremos es revisar el tema de la ‘dignidad’ en la política ‘a la mexicana’: 

Máximas referenciales para triunfar: ley de Herodes, o te chingas o te jodes. Chinga al de adelante que de atrás vienen chingando. El que no transa no avanza. Le mascó su chicle mi jefecito. Son las horas que usted quiera Señor Presidente. Al jefe no se le rebasa ni en la carretera. Político pobre es un pobre político. Cerramos con una que en su corolario dice todo: caballo manso tira a penco, mujer coqueta tira a puta y hombre bueno tira a pendejo.

Dos puntos para rematar: ¿acaso no hay un personaje, que asesora a José Yunes, que ganó posiciones por llevarle las sandalias a un ex patrón y por ello fue motejado como ‘el capitán chanclas’?, y ¿si compendiáramos todos los acuerdos copulares (‘acostones’ pues), que se han realizado para obtener una candidatura, cuantos tomos saldrían?

De acuerdo al canon surrealista de la grilla mexicana, para subir un peldaño en la ‘escalera del éxito’, no se requiere levantar la pierna, es necesario hacer una genuflexión. 

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto