Dante el fiel de la balanza/En la opinión de Javier Roldán

La insoslayable brevedad

Javier Roldán Dávila

En política el factótum no requiere juventud o doctorados, necesita excitarse

A pesar de representar al partido minoritario en el Frente Ciudadano, Dante Delgado obtuvo protagonismo al lanzar un ‘ultimátum’ al PAN y al PRD, para que mañana viernes definan todo lo relativo a la selección de candidatos, principalmente, el presidencial.

Sin duda, fuera de filias o fobias, el veracruzano es un avezado político, que lo mismo ha sido efectivo desde el confort de la zona del poder o en la oposición. Incluso, en la cárcel.

Ante la marcad juventud, y por lo tanto menor experiencia, de sus pares, el mandamás del Movimiento Ciudadano contribuye al proyecto del Frente, con la sapiencia que no tienen la señora Barrales, ni el ‘joven maravilla’ Ricardo Anaya.

Astuto, Delgado Rannauro comprendió con rapidez, que de seguir coaligado con Andrés Manuel López Obrador, se convertiría en una suerte de mayordomo. Podría estar en el ‘war room’, pero sólo como convidado de piedra, un símil de Alberto Anaya.

En cambio, su alianza con azules y amarillos, le ha permitido recuperar los espacios mediáticos perdidos y convertirse en un negociador ‘bisagra’, lo que le proporciona la adrenalina que un ‘animal político’ necesita para no envejecer.

Aunque el bloque opositor no se logre o se consolide y no triunfe, Dante ya ganó.

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto