No somos el futuro / En la opinión de Osiris Villanueva

Por Osiris Villanueva 

Tres estudiantes desaparecieron el 19 de marzo en Tonalá; ayer, la Jefa de Investigación de la Fiscalía General de Jalisco mencionó en conferencia de prensa que fueron asesinados y disueltos en ácido.

La versión presentada por la Fiscalía sitúa a los jóvenes grabando en una finca propiedad de un integrante del Cartel Nueva Plaza; luego fueron capturados por el rival de este grupo delictivo: el Cartel de Jalisco Nueva Generación, que los trasladó a una finca, los asesinó y luego disolvió sus cuerpos en una tercera finca en la colonia Prados de Coyula.

No hay cuerpos que enterrar, no hay pruebas genéticas, y no hay certezas ante los dichos de autoridades carentes de confianza. Hay de sobra rabia y miedo. Hay 117 mil 881 homicidios dolosos y 7 mil 854 secuestros, tan sólo de 2012 a 2017 y reportados por la Secretaría de Gobernación.

Hay más de 37 millones de jóvenes en el país, es casi el 32% de la población total nacional. 15 millones 59 mil 826 jóvenes votarán por primera vez a nivel federal...

Los jóvenes no son el futuro de México, son el presente y los están matando.

Como Estado estamos fallando en generar las condiciones de acceso y ejercicio pleno a sus derechos, por no fomentar un ambiente de seguridad, de inclusión y de libertad.

Hoy se comparte la furia, la tristeza y la impotencia. El recuerdo de la noche del 26 de septiembre de 2014 en la que desaparecieron otros 43 jóvenes se presenta y agranda una herida profunda y dolorosa en la nación mexicana. Casi cuatro años después tenemos más dudas que certezas y confiamos menos.

Duele ver a las familias llorando ante una fotografía que no pensaron sería la última, duele ver sepelios sin restos y duele saber que jamás tendrán seguridad de lo ocurrido.

Los jóvenes no son el futuro, son el presente y los están desapareciendo.

Hoy, más que nunca, es necesario que los jóvenes se apropien de los espacios públicos, de las calles, de los cargos de la función pública, de medios de comunicación colectiva.

Es necesario que se expresen a través del arte, de la política, de la organización civil. De la manera y en el campo del que puedan apropiarse. No se trata exclusivamente de jóvenes para los jóvenes, como no se ha tratado de las mujeres para las mujeres. Urgen los jóvenes por la seguridad, los jóvenes por la educación, los jóvenes por los derechos, los jóvenes por su vida… Por la vida… Por México.

Los jóvenes no somos el futuro. Somos el presente y vamos tarde a la acción.

-

Osiris Villanueva, comunicóloga egresada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Colaboradora en campañas electorales desde 2008. Trabajó en gobiernos locales de la CDMX. La Comunicación Política y ciudadanía como pilares de la democracia. 

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

zam
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto