Esta es la deuda que dejarán los 12 gobernadores salientes

Los gobernadores de Chiapas y Veracruz son los mandatarios que más endeudados dejarán a las entidades 

Por Vanessa Solis 

Ciudad de México.- El próximo 1 de julio nueve estados dirán adiós a sus gobernadores, quienes han dejado una deuda millonaria que asciende  a 203 mil 900 millones de pesos, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). 

El semáforo de la organización México, ¿cómo vamos? reveló que, aunque no se refleja en gasto eficiente, los gobiernos de Manuel Velasco Coello (PVEM) en Chiapas y de Miguel Ángel Yunes Linares (PAN-PRD) en Veracruz son los que dejan el nivel de la deuda pública estatal en rojo.

Chiapas, con más de 5 millones de habitantes, “no solo continúa siendo uno de los estados más rezagados del país, sino que los indicadores muestran que la situación económica empeoró”, determinó México, ¿Cómo Vamos? en su semáforo estatal electoral.

La entidad con un alto nivel de pobreza ha sido uno de los tres estados que han decrecido en promedio en los últimos cinco años, a un ritmo de -0.2% promedio anual y, aunque fue promesa del mandatario Manuel Velasco, entre 2013 y 2017 el estado atrajo flujos de Inversión Extranjera Directa solo por 805.7 millones de dólares, el 0.5% de la IED que recibió el país en ese periodo.

En ese marco, se convirtió en el cuarto estado con mayor informalidad al haber más de 89 mil trabajadores sin acceso a seguridad social y a finales de 2017, siete de cada 10 chiapanecos no podían adquirir la canasta alimentaria con el ingreso proveniente del trabajo de su hogar, destacó la organización.

En el caso de Veracruz, sangrado por la administración del expriista Javier Duarte, el nivel de deuda sigue alto pese a que bajó 0.30% del PIBE durante la gestión de Miguel Ángel Yunes Linares.

En una entidad donde el 62% de sus trabajadores labora en la informalidad sin acceso a servicios sociales y el 54% no puede comprar la canasta básica con sus ingresos laborales, considerando la deuda per cápita, es el séptimo estado más endeudado a nivel nacional, ya que cada veracruzano debe 5 mil 919 pesos al cierre de 2017, y es el quinto con mayor costo de deuda, de acuerdo con datos oficiales destacados por el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Mientras que en el semáforo amarillo, se encuentran Morelos (PRD), la entidad que casi duplicó su endeudamiento, Ciudad de México (PRD), Jalisco (PRI), Yucatán (PRI), Puebla (PAN) y Tabasco (PRD). Solo Guanajuato (PAN) reporta una disminución y deuda menor a la del nivel nacional, por lo que es el quinto estado con la deuda pública como porcentaje del PIBE (Producto Interno Bruto Estatal) más baja del país.

De acuerdo con Sin Embargo, por la Ley de Disciplinaria Financiera, el nivel de endeudamiento estatal bajó un 10.9% de 2015 a 2017. Pero el costo de la deuda ha crecido de “manera alarmante”: 27.9% en el mismo periodo, porque las tasas de interés aumentaron de 5.5 a 8.1%  y eso “afecta” a los estados.

Como se puede ver en la gráfica, Chiapas tiene una deuda de 6.70%  de su PIB en comparación con el 6% de la administración pasada de Juan Sabines y su tasa de interés ronda en 8.3%. Veracruz adeuda un 4.9%  del PIBE frente al 5.10% de Javier Duarte de Ochoa, encarcelado por enriquecimiento ilícito. Ambas entidades están por arriba del promedio nacional de endeudamiento de 3% del PIBE.

Aunque Morelos de Graco Ramírez Abreu está en alerta amarilla porque debe menos del promedio nacional (el 2.60% de su PIBE), es más que el 1.60% de su antecesor Marco Adame Castillo y su tasa de interés anda entre las más altas con 8.7 por ciento.

En el caso de la Ciudad de México, la administración de Miguel Ángel Mancera acumuló un endeudamiento de 2.50%  del PIB frente al 2.40% de Marcelo Ebrard Casaubón; Jalisco, con el priista Aristóteles Sandoval Díaz a la cabeza, reportó 2.20% del PIB, menos del 2.70% del de su antecesor el panista Emilio González Márquez, y en Yucatán, gobernado actualmente por el priista Rolando Zapata Bello, acumuló un 1.50% del PIB frente al 1.10% de la también priista Ivonne Ortega Pacheco, a quien sucedió en el cargo.

En Puebla, con el panista José Antonio Galí Fayad al frente, el nivel de endeudamiento se reportó en 1.30% del PIB frente al 1.40%  de su antecesor, el también panista Rafael Moreno Valle Rosas; en el Tabasco del perredista Arturo Núñez Jiménez se debe 0.90%  del PIB, un nivel similar al dejó el priista Andrés Granier Melo,  quien el 1 de marzo de este año fue condenado a 11 años de prisión por peculado, y en Guanajuato, gobernado por el panista Miguel Márquez Márquez, la deuda alcanza un 0.90% de su PIB, menos que el 1.40% de su antecesor: el también panista Juan Manuel Oliva Ramírez.

Valeria Moy, directora de México, ¿Cómo Vamos?, enfatizó durante la presentación del análisis de semáforo estatal electoral que los estados de Tabasco, Veracruz y Yucatán “tienen un largo camino por recorrer”, ya que además de su nivel de endeudamiento dejan grandes retos en la generación de empleo formal, la productividad laboral y el crecimiento económico.

En contraste, la economía de Guanajuato, desde 2012 cuando el actual Gobernador saliente entró en funciones, ha crecido en promedio 5% anual (más que el nacional), sobre todo en el sector manufacturero (principalmente en la rama automotriz) en la zona de El Bajío. Además, durante 2017 fue el sexto estado con mayores flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) al recibir más de 8 mil millones de dólares y la informalidad bajó de 59.8 a 52.1% de los trabajadores, similar al nivel nacional.

Con información de Sin Embargo 

vsv

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto