Las 3 áreas indispensables que necesitas proteger en tu negocio / En la opinión de Ileana Garza

Por Ileana Garza Tovar

 

A menudo me he encontrado con empresas que tienen el sentido de previsión muy particularizado; es decir, enfocado en un departamento específico de la empresa.

 

Se aseguran de tener bien resguardadas sus finanzas, protegen con contraseñas los accesos a los sistemas y equipos, el área de ventas tiene una cuota mínima para soportar los costos de la empresa... Sin embargo, dejan de lado otros factores que son de alta importancia.

 

Aquí encontrarás un resumen de las 3 áreas de protección a considerar dentro de tu organización:

 

1. Protección a la empresa

Bajo la premisa: La información es poder, ha nacido la necesidad de proteger la información que se posee. Esto se hace ya sea a través de un seguro de la información con programas especializados, hasta proteger tus sistemas de almacenamientos que permitan de alguna forma simbólica recuperar monetariamente la información que la empresa va generando en su trayectoria.

 

Cuida tu marca a través de la protección de tu imagen corporativa, el marketing y las estrategias comerciales que promueves, y procura la comunicación efectiva con terceros.

 

2. Protección al empleado

Es importante resaltar que el empleado es el activo estratégico de la empresa. Vineet Nayar, CEO de HCL Technologies (una de las empresas más importantes de tercerización de TI en el mundo), indicó que primero son los empleados y, luego, los clientes. Si no tienes empleados felices y capaces, difícilmente podrán dar una atención de primera a los clientes.

Invertir en la capacitación del personal es una característica básica, pues de sus acciones dependerá el desempeño del área donde se encuentre el empleado.

 

Por otra parte, si el trabajador realiza actividades en la empresa que impliquen mayor riesgo en su seguridad, será importante invertir en ella. Esto le proporcionará sentimientos de valía y de pertenencia.

 

Y si de seguridad se trata, el tener un plan de Protección civil y capacitar a tus empleados de los movimientos necesarios para su resguardo en caso de cualquier tipo de desastre, no solo le beneficiará a él, también a ti como empresario. Ello es independiente de los requerimientos mínimos legales que se exigen en este ámbito. Este tema no debe tomarse a la ligera, sobre todo en zonas de desastres naturales y sociales altos (como lo es la Ciudad de México).

 

3. Protección al cliente

No subestimes el poder de la post-venta. Un cliente que no se siente abandonado en su proceso de adquisición, aumenta sustancialmente el porcentaje de retorno y recomendación.

 

La personalización de los servicios y productos es un valor agregado en el mercado, si se sabe manejar. Para ello, necesitas hacer los estudios necesarios para saber en lo posible la percepción que tiene el cliente de tu marca.

 

Invertir en la protección de tu empresa va más allá de una implicación monetaria, requiere de compromiso. A largo plazo un cuidado holístico te llevará a tener un entorno seguro y cómodo, el cual promueva productividad, enfoque y dinamismo.

 

¿Qué tanto proteges a tu empresa?

 

--

 

Ileana P. Garza Tovar, emprendedora mexicana nacida en la ciudad de México, directora general de la empresa PRO-3. Ha trabajado por cinco años en el desarrollo de estrategias empresariales para la mejora de procesos administrativos y de producción en empresas nacionales y extranjeras. Maestra en Administración de Negocios y Máster en Gestión Internacional del Turismo.

 

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

izas

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto