Suecia cancela acuerdo con Elsevier, editorial científica/ En la opinión de Manuel Michelone

Por Manuel Michelone/ Apro

Como un primer paso hacia la meta de acceso abierto inmediato en 2026, definido por el gobierno sueco, el Consorcio Bibsam decidió --después de 20 años-- no renovar el acuerdo con la editorial científica Elsevier.

Para poder lograr la transición necesaria de un esquema de suscripción a uno de acceso abierto, el Consorcio pide: acceso abierto inmediato a todos los artículos publicados por Elsevier, por investigadores afiliados a las organizaciones participantes; acceso de lectura para las organizaciones participantes a todos los artículos de Elsevier en sus mil 900 diferentes publicaciones, y un modelo de precios que sea sustentable y que permita hacer la transición al acceso abierto.

Elsevier, por su parte, no ha sido capaz de presentar un modelo que esté de acuerdo con las demandas del Consorcio Bibsam, y el pacto se cancelará el 30 de junio, que debería ser considerada la fecha límite.

Los investigadores suecos publican aproximadamente unos 4 mil artículos por año en los “journals” de Elsevier. En 2017 se gastaron 1.3 millones de euros por los cargos de procesamiento de esos artículos. Pero las organizaciones pagaron en cuotas de licenciamiento unos 12 millones de euros para poder acceder a los contenidos publicados por Elsevier.

Astrid Söderbergh Widding, presidenta de la Universidad de Estocolmo, jefa del Consorcio Bibsam y cabeza del equipo de negociación, dijo: “El incremento en los costos de la información científica está asfixiando los presupuestos universitarios en una escala global, mientras que las editoriales operan con márgenes altísimos de utilidades. Una alternativa a la forma en cómo funciona esto, así como al modelo de precios es el “acceso abierto”, en donde las instituciones pagan por publicar sus artículos y estos se convierten en accesibles a todo el mundo para poderse leer desde el momento de la publicación. Necesitamos monitorear el costo total de las publicaciones porque hasta ahora lo que hemos visto es una tendencia hacia un incremento rápido de los costos, tanto de lectura como de publicación. El sistema actual para la comunicación académica debe cambiar y nuestra única opción es cancelar los tratos cuando estos no satisfacen nuestras demandas para una transición sustentable al acceso abierto”.

Los investigadores de las organizaciones participantes continuarán teniendo acceso a los artículos publicados durante 1995 y hasta 2017, de acuerdo con el trato actual con la editorial. Sin embargo, Elsevier no dará acceso a los contenidos nuevos que se dan por suscripción después del 30 de junio en la plataforma de la editorial.

Cabe señalar que desde 1996 la Biblioteca Nacional de Suecia negocia los acuerdos de licencia para los recursos de información electrónica en favor de las universidades, colegios, agencias gubernamentales e institutos de investigación suecos. Ochenta y cinco organizaciones participan en al menos uno de los 68 acuerdos que se tienen, lo que ha costado a dicho país en 2017 alrededor de 35 millones de euros.

Es claro que los antiguos modelos de negocios deben ser reemplazados. Antes la tecnología –gracias al invento del formato mp3– acabó con los gigantescos márgenes de ganancias de las disqueras. Hoy quizás llegó el momento en el que la ciencia tenga una verdadera apertura a la investigación que se hace en todo el mundo, que de manera clara es controlada finalmente por estas editoriales como Elsevier (o Springer), que tienen altísimos márgenes de ganancia, pero que por ello limitan la circulación de sus contenidos.

Si el ejemplo sueco es apoyado, las editoriales científicas tendrán que buscar un nuevo enfoque y modelo de negocios. Da la impresión de que el actual está agotado.

 

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

izas

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto