[Reseña] La caza

El nombre de la película se relaciona al último momento de la trama, cuando los juicios colectivos rebasan la esfera privada

Por Ingrid Génesis Manzanares Miranda

Ciudad de México.- La caza es una película de origen danés realizada en 2012 por Thomas Vinterberg. El director nació en Copenhague, Dinamarca el 19 de mayo de 1969, se graduó en la Escuela Nacional de Cine. Pronto ganó grandes premios: en el Festival de Tel Aviv, el jurado y el Festival Estudiantil Internacional de Cine de Múnich.

El filme, ganador de 16 premios, se desenvuelve entorno a Lucas, maestro de primaria responsable, amable, integrante de un agremiado de cazadores, divorciado e interesado en pasar más tiempo con su hijo. La vida de dicho hombre parece llevar buen rumbo; sin embargo al despreciar el obsequio de su alumna Klara esta se ofende y divulga una supuesta pederastia.  

Bajo la premisa: “los niños no mienten”, los adultos dan por hecho la acción del condenado. Pese a que los informes psicológicos indiquen que a esa edad muy pocas veces dicen la verdad porque interiorizan lo que escuchan de sus padres. No importa, mientras ya se haya engendrado una creencia, esta se alimenta día con día, después de cada informe de síntomas de abuso de los pequeños.  

Klara se arrepiente al ver la magnitud de la mentira, pero nadie le cree porque se argumenta tiene miedo. Es decir, el repudio de la gente es incontenible, se presume unidad (en realidad es aglomeración) y son guiados por juicios moralistas, más no lógicos. A su vez, Lucas estalla y agrede al que era su mejor amigo y el dueño de la tienda.   

La preponderancia de las acusaciones a Lucas deriva de la muchedumbre, del conjunto de personas con puntos de vista similares. En cambio, las minorías, el hijo del protagonista, su compadre y algunos aledaños exigen y son desplazados. El fenómeno inmediato es la tiranía de la minoría: una opinión es aprobada pese a no ser la correcta. 

El nombre de la película se relaciona al último momento de la trama, cuando los juicios colectivos rebasan la esfera privada para asesinar a Lucas en manos de uno de los dictaminadores. El cazador fue cazado. Se preparó a la presa, se puso en peligro su vida laboral, sentimental y familiar. Lo rechazaron, condenaron, agredieron y finalmente cuando el animal está en el punto focal, dispararon el tiro de muerte. 

igmm

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto